¿Y mañana qué?

Por Eric Duport Jaramillo

 

Las empresas tradicionales de nuestra región son reconocidas ampliamente por sus gestores o líderes empresariales, quienes en la mayoría de los casos, han sido sus fundadores. Cuando pensamos en una de estas empresas, se nos viene a la mente inmediatamente el nombre de su presidente o gerente quien al mismo tiempo ha logrado durante años, sacar adelante su empresa con enorme esfuerzo y sacrificio, pero sobre todo, con una particular capacidad de desarrollar los negocios, propia de las gentes de esta zona del país.

 

Uno de los elementos fundamentales para que estas empresas hayan permanecido en el tiempo y superado las crisis, se debe en gran parte al hecho de ser empresas familiares, las cuales tienen como una característica importante durante los primeros años de vida, que lo que está en juego es el patrimonio de la familia, por lo cual el esfuerzo se redobla, el cinturón se aprieta y el sentido de pertenencia por la empresa se multiplica.

 

Los hijos de estos valientes empresarios han tenido la oportunidad de formarse en prestigiosas universidades nacionales e internacionales y en los últimos años algunos de ellos han empezado a regresar a la ciudad en busca de un espacio dentro de la empresa familiar.

 

Lo que es materia de orgullo para el padre o madre empresario al incorporar a su hijo en la empresa, se empieza a convertir en un verdadero dilema entre la supervivencia de la empresa y la estabilidad familiar por los conflictos que afloran en esta nueva relación profesional/laboral/familiar entre padre e hijo.

 

Padres que han dedicado su vida a la construcción de una empresa exitosa, difícilmente cederán un estilo propio de dirección, basado en la experiencia y el sacrificio, a las nuevas y frescas ideas de sus hijos que poco o nada conocen del negocio, pero que están cargados de conocimientos teóricos listos para ser aportados. Esta convivencia generacional en la empresa, generalmente termina frustrando a las nuevas generaciones y consolidando el poder en la empresa por parte de su líder natural.


¿Y tu que Opinas?