El Consejo Asesor

Por Eric Duport Jaramillo

Hace un tiempo, en una reunión con empresarios de diferentes sectores en donde hablábamos de la importancia de tener una junta directiva, uno de ellos pidió la palabra para señalar que por el tamaño de su empresa (ventas superiores a los veinte millones de dólares) y por el número de empleados (un poco más de trescientos), no veía necesario tener una junta directiva. Le contesté, que en mi caso, mi empresa facturaba quizás el 1%, generaba 7 empleos y tenía en ese momento dos personas en mi consejo asesor.

Hay una gran diferencia entre una junta directiva y la figura del consejo asesor o junta asesora, que en el fondo, depende de la voluntad de los accionistas de ceder la dirección de la entidad a un grupo de personas que tendrá el poder de tomar decisiones, muy a pesar de la voluntad del dueño de la empresa. Una junta directiva debe tener plena autonomía, dentro de sus funciones legales y estatutarias para actuar, ordenar, supervisar, orientar y hacer seguimiento del cumplimiento de los objetivos estratégicos de la entidad, basado en indicadores previamente construidos con la administración. Si por el contrario, la junta directiva realiza todas esas funciones pero en cualquier momento la decisión final depende de lo que diga el dueño de la empresa, que al mismo tiempo es el gerente y/o presidente de la junta directiva, y que tiene el poder para contradecir a la junta, nos enfrentamos a la figura del consejo asesor, a pesar de que sus miembros, fueron nombrados formalmente como directores.

Esa es la realidad que encontramos en la mayoría de las pymes de nuestro país que dicen tener una junta directiva, en donde la falta de profesionalismo en los órganos directivos, permite que situaciones como la descrita anteriormente, sea considerada como una debilidad del gobierno corporativo.

Si por el contrario, el propietario de la empresa, que al mismo tiempo es su gerente, decide contar con un grupo de asesores en diferentes áreas que le puedan ayudar a desarrollar su negocio, esa figura es la del consejo asesor. Si ese empresario es honesto con él mismo y con sus grupos de interés y señala que tiene conformado ese órgano con profesionales que lo apoyan en desarrollar su negocio, estaremos ante una buena práctica de gobierno corporativo.

Pero entonces ¿cuál es la diferencia entre uno y otro? Tomar la decisión de tener una junta directiva es aceptar que las decisiones que de ella provienen son de estricto cumplimiento y que sus miembros, más que un comité de aplausos o personas que la integran por hacer un favor o porque socialmente es bien visto, participan para generarle valor a la empresa, asumiendo una gran responsabilidad por los resultados y por los perjuicios que se le puedan causar a accionistas o terceros.

Por otro lado, si decide tener un consejo asesor, está dispuesto a aprender y a dejarse guiar por personas con unas competencias específicas que le permiten ser más competitivos, sin existir una subordinación u obligatoriedad en sus decisiones. Estas personas tienen un nivel de profesionalismo tal, que si su acompañamiento no está logrando resultados porque el propietario o gerente no asume un compromiso claro frente a los objetivos acordados, renuncian a dicha actividad, muy a pesar de dejar de recibir sus honorarios.

Como vemos, la mayoría de las juntas directivas no lo son, por la sencilla razón de que no tienen la capacidad o autoridad de despedir al gerente. Por otro lado, los consejos asesores son el órgano que más se debería fortalecer en nuestras pymes, toda vez que los propietarios de empresas deben aprender primero a recibir consejo, para luego tener la humildad de recibir órdenes.

Traigo a colación esta frase del poeta inglés Ben Johnson que describe perfectamente la necesidad de dar el primer paso en la profesionalización de las decisiones: “Ningún hombre es tan sabio que no cometerá fácilmente errores si no toma más consejo que el propio. Aquel que sólo aprende de sí mismo tiene un tonto por maestro.”

eduport@duportabogados.com

 

 

Imagen tomada de: http://coachfarmacia.com/blog-coachfarmacia/65-dar-un-consejo-en-la-farmacia-xerostomia.html


¿Y tu que Opinas?